¿Qué hacemos?

El Instituto de Educación Preventiva y Atención de Riesgos (Inepar) es una asociación civil que reúne a profesionistas, expertos, investigadores y promotores interesados en la investigación, la  capacitación y la diseminación de métodos preventivos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde la formalización de sus actividades en 1993 ha realizado  estudios e investigaciones, con cuyos datos ha desarrollado modelos  y métodos que han servido para que  distintas instituciones públicas y organismos privados conduzcan con mejor rigor metodológico sus  tareas de prevención. Para ello también el Inepar ha hecho una sostenida tarea de formación de recursos humanos y de intercambio y cooperación con instituciones públicas y privadas.

Este andar guiado por la investigación ha permitido la recopilación de evidencias que han permitido reformular métodos y renovar  materiales, disponer de enfoques actualizados y crear  nuevos  procedimientos preventivos. La reflexión propia de la institución ha sido siempre compartida con colegas procurando sostener un clima de aprendizaje permanente.

 

Nuestros aprendizajes

Nuestras contribuciones han dado paso a aprendizajes útiles para todas las instituciones públicas y privadas que están trabajando en prevención y que no tienen la oportunidad de investigar sus resultados, sus procesos y sus impactos. La investigación ha permitido saber que las competencias de los promotores sí intervienen en forma significativa para el éxito del plan de acción. La transferencia de tecnología debe incluir el desarrollo de un mapa de competencias para el preventólogo. Cualquier persona de la comunidad con la motivación necesaria ya sea padre de familia, vecino, joven, o trabajador, puede ser entrenado y es capaz de desarrollar las competencias necesarias para ayudar a su comunidad si se apega al entrenamiento. Más allá de los objetivos y métodos del Modelo Chimalli, las comunidades marginadas que sufren adversidad están listas para aprender cosas nuevas, proceso que no ocurre con comunidades de menor riesgo.

 

Es decir la adversidad definitivamente abre un espacio de motivación, que debe de ser utilizado por las intervenciones, por lo que es indispensable reforzar en las políticas y programas públicos la resiliencia de los vulnerables, lo cual asociado con intervenciones sustentables hace posible un impacto, que en cinco años puede hacer la diferencia en materia de riesgos psicosociales en nuestras comunidades marginadas. Toda acción exitosa requiere un trabajo de perseverancia y consistencia por parte de la institución que lo brinda y también por parte de la comunidad y del promotor que ha sido depositario de tal misión. INEPAR hará disponible la tecnología y los saberes y competencias que se han acumulado de la investigación-acción al servicio de las instituciones y las comunidades incorporando en los componentes del Modelo Chimalli el sistema multimedia como un nuevo elemento.

Nuestro reto

La misión de INEPAR es procurar reducir la vulnerabilidad psicosocial de las comunidades, que es la verdadera meta de las intervenciones preventivas.

 

La prevención primordial requiere de impactar en las etapas más tempranas de la presencia de riesgos, de ahí que, la educación preescolar ofrece la posibilidad de un impacto masivo. La convicción de que la verdadera prevención primordial empieza en los primeros años de vida, es una noción perfectamente justificada en las teorías del desarrollo y pedagógicas. Es necesario generalizar las intervenciones preventivas en todo el sistema educativo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La experimentación con drogas forma parte del fenómeno de la vulnerabilidad. De ahí que la prevención de adicciones deba formar parte de los proyectos de desarrollo social y de las oportunidades de educación de las comunidades. Las comunidades y los individuos consumen sustancias más por razones psicosociales y socioculturales que por razones relacionadas con la enfermedad y/o la trasgresión de la ley.

 

Los estudios epidemiológicos deben construir indicadores que vayan más allá del reporte o auto reporte de consumo. La calidad de las intervenciones preventivas no depende únicamente de la eficacia del Modelo; también depende de las políticas y de los procesos de burocratización institucional, sus inercias y prejuicios, que por sí mismas requieren de una verdadera intervención, incluso entre promotores, orientadores, maestros, etcétera. Frecuentemente los miembros de la comunidad que están libres de inercias institucionales negativas, como las poblaciones de comerciantes, grupos especiales y de vecinos, responden más positivamente a la intervención y son quienes inician la transferencia del aprendizaje de habilidades para la vida con las que se logra la prevención y ejercen un mejor control comunitario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El futuro sistema de transferencia tecnológica Chimalli incluirá un mapa de competencias para el promotor de la comunidad pues la adicción, no es únicamente un problema orgánico y de trasgresión a la ley.

Nuestros logros

Hemos podido identificar los componentes para una intervención preventiva exitosa, que tiene que ver con el sistema de seguimiento, de auto evaluación, y con el tipo de competencias y saberes con los que cuenta el promotor comunitario. Es importante que todos estos componentes estén incluidos en el plan de acción. A través de testimonios de personas que participaron en planes comunitarios hace dos o cuatro años, sabemos que el impacto de la intervención Chimalli en uno o dos ciclos preventivos perdura a lo largo de los años. Este impacto se debe a una interacción entre el modelo, las características del promotor y las características de la comunidad. Se tienen ejemplos de la forma como la intervención puede ayudar a construir resiliencia en las personas que enfrentan adversidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hemos podido diseñar un sistema de seguimiento de 18 indicadores que deben de estar presentes en un plan de acción exitoso. Diseñamos y automatizamos un sistema de empoderamiento a través de la autoevaluación que permite conocer el impacto en la comunidad de cualquier intervención social. También ha sido posible definir los saberes y competencias que un promotor debe desarrollar para llevar a cabo una prevención exitosa.

 

 Hemos diseñado materiales para los jóvenes usuarios de los sistemas educativos desde la primaria hasta educación superior incluyendo sistemas abiertos. También elaboramos materiales para el hogar y la escuela dirigidos a proteger a los niños y niñas de 4 a 7 años de edad.

 

Nuestro trabajo de investigación ha acumulado bases de datos de perfiles de riesgo psicosocial de estudiantes desde primaria hasta educación superior, con evidencia para demostrar que la experimentación con drogas es más un fenómeno de vulnerabilidad psicosocial, de estilo de vida y de educación, que un fenómeno de salud y /o legal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hemos diseñado instrumentos de evaluación rápida que puedan dar cuenta de los resultados y del proceso vividos por las comunidades intervenidas con modelos preventivos, específicamente con el Modelo Chimalli.

 

El sistema de automatización Chimalli permite el seguimiento de una gran cantidad de planes de acción en forma práctica y efectiva y permite mostrar de manera esquemática los logros y retos alcanzados.

 

En INEPAR tenemos la visión de que la prevención consiste en el aprendizaje de habilidades para la vida y en el fortalecimiento de vínculos comunitarios y familiares y que este modelo es eficaz para evitar el primer contacto con la droga y también para la prevención de recaídas, en personas adictas en recuperación.

 

 

¿Cómo operamos?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuestra organización brinda servicios por contrato y/o por convenio. Por ejemplo con la fundación Zazil BE llevamos a cabo por convenio un estudio epidemiológico en el Estado de Quintana ROO, y dimos un curso de entrenamiento en Chimalli. Con la Dirección General del Bachillerato de la Secretaria de Educación Pública, hemos llevado a cabo diagnósticos de riesgo psicosocial en todo el sistema educativo escolarizado y no escolarizado.

 

Cada año entrenamos por contrato a grupos de promotores sociales en toda la República, generalmente pertenecen a instituciones gubernamentales que se dedican a la prevención de adicciones y otros riegos psicosociales como la violencia y los estilos de vida, aunque también hemos entrenado a promotores de organizaciones no gubernamentales, y de Universidades públicas y privadas.

 

Nuestra Institución tiene autorización de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, específicamente del Servicio de Administración Tributaria para recibir donativos deducibles del impuesto sobre la renta, en el oficio numero 325-SAT-09-IV-E-75892 Exp 9953. La autorización fue emitida el 14 de Febrero de 2006 y publicada en el Diario Oficial de la Federación el jueves 6 de Abril, en la página 15 de la primera sección.

 

Hemos recibido donativos para operar nuestros programas. Por ejemplo hemos recibido tres donativos de la Fundación Gonzalo Río Arronte en 2001, 2003 y 2005 para operar el programa “Estrategias Chimalli para la prevención de adicciones y otros riesgos psicosociales”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El equipo permanente de trabajo esta constituido por los tres socios fundadores: Dr. Jorge Llanes, Mtra Ma Elena Castro, Mtra Mónica Margain y por la Lic. Adriana Carreño, encargada de los aspectos técnicos de procesamiento y análisis de datos. En función del apoyo con que se cuenta en cada proyecto se contrata equipo especializado para llevarlo a cabo. Así es como hemos contado con la colaboración de la Dra. Claudia Salazar, y Markus Gottbatcher, para el desarrollo de modelos de autoevaluación, el Lic. Pablo Díaz para el desarrollo de materiales preventivos del Modelo Energía Joven y Mi brújula y personal de apoyo para la captura y procesamiento de datos de investigación, así como el seguimiento administrativo de proyectos.