Investigación Epidemiológica

El consumo experimental de sustancias es una conducta de riesgo que se ha detectado y registrado en estudios epidemiológicos con poblaciones estudiantiles mexicanas desde 1975 a la fecha. Estas cifras son publicadas en distintos tipos de documentos desde publicaciones internas de los organismos oficiales encargados de la atención a las adicciones, hasta publicaciones especializadas de la Secretaría de Salud como el Observatorio Mexicano de Tabaco, Alcohol y otras Drogas. Sin embargo el reporte y seguimiento de los consumos a partir de respuestas simples de consumo alguna vez en la vida y en él último mes, considera las prevalecías en forma aislada o a lo sumo en sus cruces con algunas variables demográficas o con algunas otras conductas de riesgo como la sexualidad, el auto cuidado de la salud o los actos antisociales, segmenta la realidad de tal manera que impide valorar adecuadamente la magnitud de la problemática que miles de jóvenes está viviendo hoy día, algunos desde su preadolescencia cuando asisten a la primaria y aún no ingresan a la secundaria. Es urgente la necesidad de tener medidas e indicadores que realmente den cuenta de esta complejidad con el fin de sensibilizar a las autoridades para el desarrollo de políticas más eficaces y sobre todo para que la prevención tenga en la educación y el desarrollo social el lugar que se requiere y con la profundidad y permanencia que exigen los tiempos.

 

La experimentación con drogas es importante no-sólo porque es el primer paso para desarrollar una adicción, sino porque aún la experimentación misma disminuye y quita oportunidades de desarrollo en un periodo de vida de vital importancia para el ser humano y que abarca la preadolescencia, la adolescencia y la juventud.

 

La experimentación con drogas forma parte de un fenómeno más amplio de vulnerabilidad psicosocal y que es en este contexto, tomando en cuenta toda esta vulnerabilidad psicosocial, que las cifras de prevalencia se vuelven de una magnitud realmente alarmante.

 

La vulnerabilidad psicosocial de los jóvenes estudiantes debe ocupar un primer lugar de atención en la política escolar, digna de seguimiento, monitoreo, intervención y evaluación permanente, en todo el país.

 

Modelo de Riesgo

En nuestros estudios epidemiológicos consideramos otras conductas de riesgo asociadas a los consumos en las áreas de salud, tenemos un modelo de riesgo que hemos construido en las investigaciones que hemos llevado a cabo en 30 bases de datos y que considera ocho áreas que explican la experimentación con sustancias y que son útiles para diseñar intervenciones de prevención escolar. Las ocho áreas son las siguientes:

 

    Salud: factores que tienen que ver con enfermedades del aparato reproductor y digestivo, con traumatismos y con accidentes

 

     Consumo de familiares y amigos: problemas asociados con la forma de beber y el consumo

 

     Sexualidad: tener relaciones sin protección no haber tenido información sexual, no usar anticonceptivos

 

     Empleo: si los estudiantes trabajan y tienen disponible dinero para su uso personal

 

     Factores escolares: como años de escolaridad perdidos o repeticiones del ciclo escolar

 

     Actos antisociales: haber vendido drogas, tomar parte en riñas, forzar cerraduras…

 

     Eventos negativos: como perdida de un familiar, cambios de domicilio…

 

    Estilos de vida que tienen que ver con la compulsión de juegos por computadora y más de dos noches de recreación a la   semana

 

 

Este conjunto de variables conforma un modelo de riesgo que nos indica que la experimentación con sustancias como variable dependiente, está rodeada de una serie de variables independientes o predictivas que explican el consumo (con diferentes pesos predictivos, según la muestra de estudio.)

 

Ver este fenómeno en su conjunto, analizarlo y darle seguimiento, ofrece un panorama totalmente diferente a sí se analizan tan sólo las prevalencias del consumo de sustancias.

 

Nuestra hipótesis de trabajo y de intervención con diferentes modelos se basa en el hecho de considerar a las conductas de riesgo como un todo, que forma la llamada vulnerabilidad psicosocial, y que es este fenómeno el objeto de estudio y de intervención y no las conductas de riesgo por separado.

 

En esta sección mostramos algunos de los datos más sobresalientes de nuestras bases de datos. Si está interesado en profundizar en estos datos o en tener acceso al inventario de riesgo protección por favor contacte con nosotros a través de nuestro correo electrónico inepara@prodigy.net.mx .

 

El Instituto de Educación Preventiva y Atención de Riesgos, AC ha llevado a cabo estudios en aproximadamente 100,000 estudiantes de todo el país, desde los niveles de educación básica hasta el nivel de educación superior, ha participado realizando y/o supervisando más de 5000 planes de acción de prevención escolar y/o comunitaria, y ha llevado a cabo ocho estudios de evaluación de la eficacia de la prevención. De acuerdo a esta experiencia, la prevención implica conocer la vulnerabilidad psicosocial de nuestras comunidades para aplicar métodos apropiados de intervención con base a la naturaleza de la problemática.

 

Los niveles de riesgo acumulado se observan en todo tipo de comunidades estudiantiles y comunidades marginadas de nuestro país, nuestros estudios así lo han demostrado. Los niveles de riesgo acumulado indican que muchas personas actualmente están experimentando más de 18 conductas de riesgo en su vida diaria, lo que da una idea de la magnitud de la problemática, en la que por cierto el consumo de sustancias y las adicciones es tan sólo una pequeña dimensión de toda la problemática.

 

Bases de datos cuyos factores de riesgo por áreas y a nivel global reportamos.

 

 

 

 

Nivel Educativo

 

 

Entidad

 

Primarias

SINALOA (N =999)

SLP (N = 1595)

 

GUANAJUATO (N =2031)

 

C. DE MÉXICO(N =1748)

 

Secundarias

SINALOA (N =1344)

SLP (N =900)

 

GUANAJUATO (N =1632)

 

Q. ROO (N =67 5)

 

MPO. OTHÓN P. BLANCO(N =437)

 

Preparatoria

SINALOA (N =732)

SLP (N =755)

 

GUANAJUATO (N =1337)

 

C. DE BACHILLERES (DF) (N =1317) (2001-2002)

 

C. DE BACHILLERES (DF) (N =1333) (2005)

 

CEB(DGB)NACIONAL. (N =756)

 

PREFECO NACIONAL. (N =810)

 

UDEM 1 (N =258)

 

UDEM 2 (N =356)

 

Sistemas Abiertos

PREPA (DGB) NACIONAL. (N =16,615) (2000)

PREPA (DGB) NACIONAL. (N =11805) (2005)

 

SECUNDARIA INEA NAC. (N =1549)

 

Universidades

AGUASC. (N =699)

SLP (N =790)

 

SINALOA (N =673)

 

UDEM 1 (N =620)

 

UDEM 2 (N =638)

 

C. DE MÉXICO (N =687)

 

EMSAD Nacional

Nacional (N =32,945)

Primarias

Secundarias

Preparatoria

Sistemas Abiertos

Universidades

EMSAD NAcional

Metodología

Inventario de Riesgo protección para poblaciones de preadolescentes, adolescentes y jóvenes

 

Diagnóstico de riesgo psicosocial

    El instrumento forma parte del Modelo Preventivo de Riesgos Psicosociales Chimalli.

    Inventario de Riesgo Protección. Cuestionario epidemiológico para levantamiento de líneas bases y evaluación de intervenciones.

 

Inventario Riesgo Protección

    Nueva versión de 114 reactivos producto de 10 años de investigación durante los cuales se han realizado análisis multivariados en muestras nacionales estatales y locales.

    Instrumento con alta capacidad predictiva del consumo problemático de sustancias a través de otras conductas de riesgo de sustancias.

 

Muestreo

    Las 30 bases de datos con las que contamos actualmente han utilizado métodos de muestreo que permiten generalizar los resultados a la población de referencia.

 

CUESTIONARIO DE 114 PREGUNTAS CON ESTUDIOS DE VALIDEZ y CONFIABILIDAD.

Forma parte del Observatorio Mexicano

de Tabaco, Alcohol y otras Drogas. (CONADIC SS).

 

Criterios de Riesgo -  Protección

Para interpretar estas tres categorías se utiliza la metáfora de semáforo:

 

Protección: alumnos y/o comunidades protegidas que no reportan y/o no perciben presencia de la conducta de riesgo en casi ninguna o ninguna de las variables de cada factor.

 

Mediano riesgo: alumnos y/o comunidades que obtienen un puntaje que implica la presencia de la conducta de riesgo en algunas de las variables de cada factor.

 

Alto riesgo: alumnos y/o comunidades que obtienen un puntaje que implica la presencia de la conducta de riesgo en la mayoría de las variables..